27 de diciembre de 2011

Es lo que pasa cuando te acostumbras a alguien...

Se tumba en la cama y mira el techo de su habitación. Dice que no quiere enamorarse nunca mas, que ya no cree en el amor, pero ella misma sabe que es mentira. Es lo único que busca. Es lo único que de verdad quiere. Se gira hacia un lado y mira el reloj digital que está sobre su mesita de noche. 03:56 a.m. Se lleva las manos a la cabeza... esto antes no le solía pasar pero era lo que ahora le tocaba, sabía que iba a tardar un tiempo en volver a acostumbrarse a dormir sola... Hunde la cabeza en la almohada e intenta encontrar un poquito de su olor, ese olor que hacía que se tirase a su cuello nada más verle... pero ya no hay ni rastro de él. Todo se fue y no volverá. Las lágrimas empiezan a caer por sus mejillas, pero ya no se sorprende, eso se ha vuelto pura rutina... y sin querer vuelve a pensar en lo fácil que sería dormir si él estuviese a su lado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario