6 de noviembre de 2011

Te quiero...

Quiero caer en tu cama. Quiero que nos besemos como si el mundo se fuese a acabar, como si no hubiese un mañana. Quiero que me roces y que provoques escalofríos en mi... Quiero que tus deditos pasen por mi espalda suavemente y que mientras tanto me susurres al oído. No quiero escuchar cosas bonitas, ni cosas feas... solo quiero escuchar lo que de verdad sientes. Quiero soñar contigo, pero despierta, con mi cabecita apoyada en tu pecho calentito y duro... Quiero mirarte de reojo y ver que sonríes mientras miras el techo de tu habitación y te entretienes jugando con mi pelo. En ese momento, quiero que digas una de tus estupideces y me hagas reír de esa forma tan especial, tan única... y que escasos segundos después estemos riendo los dos al unisono, llenando la habitación con nuestras risas ruidosas. Ahora es mi momento. Quiero acariciar todos y cada uno de tus abdominales, pero en silencio. Quiero oír el latido de tu corazón, escucharte respirar... y luego pensar como cosas tan tontas me pueden hacer sentir tan bien. Entonces levantate! Si, así, de repente... sin que me lo espere. Sube la persiana y sientate en la silla donde tocas tu guitarra, frente a la ventana. Hazme un gesto con la mano para que me acerque y me siente en tus piernas. Quiero mirarte confundida mientras me acurruco y apoyo mi cabeza en tu pecho... tu simplemente sonríe. Pasa tu brazo calentito por mi hombro y dame un besito en la cabeza... entonces vamos a quedarnos ahí, en silencio, compartiendo caricias, compartiendo el mismo oxígeno, deseando que el tiempo se pare y estemos así toda la vida... mirando la luna fijamente mientras nos damos cuenta de que solo ella lo sabe... solo ella se da cuenta de todo lo que nos queremos. En ese momento, por favor, deja que mi corazón te diga lo que siente... y solo te pido una cosa: no me interrumpas con esas molestas interrupciones que sabes que tanto adoro. ¿A quien intento engañar? Me interrumpirás, como siempre... y olvidaré lo que iba a decir... sabes perfectamente que ante tus labios no reacciono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario