30 de noviembre de 2011

¿¡Qué cojones pasa si ahora me vuelvo a enamorar!?

Viene y me dice que me quiere, así, como si nada. Sonrío. Sabe que no estoy acustumbrada a escuchar ese tipo de cosas. Me mira y se acerca peligrosamente hacia mis labios. Coloca sus manos en mi cintura mientras me presiona contra su cuerpo. Mi corazón se empieza a acelerar. "Tranquilizate"  me repito una y otra vez. Se acerca más haciendo que mis sentidos no respondan. "Vale, ahora tranquila, no pasa nada" me digo a mi misma. Una pequeña sonrisa se forma en su cara y me asusto ¿estará escuchando lo que pienso y se ríe por eso? "No, nadie es capaz de leer mentes. No seas tonta" pienso.
Él se rie y eso hace que me vuelva a plantear la idea anterior.

-¿Te pasa algo?

Me pregunta casi encima de mis labios. Logro parecer mas idiota de lo normal y tartamudeo como una tonta poco antes de que un no salga de mi boca. "Muy bien, lo estás haciendo genial, a este paso no querrá estar contigo en la vida"...

-¿Sabes? Eres... eres especial.

Me quedo mirandole a los ojos fijamente... Está de broma ¿no? 

-¿Por qué dices eso? Yo no soy especial...

-¿Ves? Por eso mismo lo eres. No te das cuenta, no te das cuenta de que con solo una mirada puedes volver loco a cualquiera...

Me provoca una sonrisa y dirijo mi mirada al suelo. Noto la sangre subir a mis mejillas y él me coge el rostro entre sus manos obligandome a volver a mirarle a los ojos, a esos ojitos color miel que intimidan a cualquiera...

-Adoro cuando le sonries al suelo y cuando te sonrojas por cualquier cosa. Cuando te pones nerviosa y cuando empiezas a tartamudear. Cuando estás seria, ausente y no te enteras de nada de lo que pasa a tu alrededor. Me paso todo el día mirandote porque no veo una mejor manera de aprovechar el tiempo que haciendolo. Sé como bajas la cabeza, levantas la mirada y te muerdes el labio superior... sé la cara que pones cuando dejas de ser tú misma. Se que no hemos hablado mucho... se que apenas nos conocemos pero es que te miro a los ojos y siento como si te conociese de toda la vida...

Me quedo callada y noto mis piernas temblar. De pronto un escalofrio recorre todo mi cuerpo... y siento que tengo miedo. MIEDO, PÁNICO... Me armo de valor y le miro a los ojos. Le admiro durante unos segundos... labios que cualquiera se moriría por besar, dientes blanquitos y perfectos, sonrisa dulce, nariz en perfecta armonía con su rostro, pelo dorado y algo despeinado, el pendiente de su oreja izquierda... es guapo, si, muy guapo... ninguna chica se negaría a estar con él. Desvío mi mirada hacia el cielo azul donde el sol brilla con intensidad. Entrecierro un poco los ojos y noto el suave viento chocar en mi cara... miro al horizonte desafiante... "¿¡Qué cojones pasa si ahora me vuelvo a enamorar!?"
Mis manos en su nuca en cuestion de segundos. Sus manos en mi cintura agarrandome con firmeza. Labios separados por milímetros, frentes completamente pegadas, su nariz rozando suavemente la mía... Corazones al mismo compás rápido y constante, respiraciones aceleradas, escalofríos intermitentes...

-Bésame, bésame hasta que el mundo se acabe... hasta que todo desaparezca, porfavor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario